lunes, 5 de marzo de 2012

Empanadillas caseras de atún



 

Nunca había hecho la masa de las empanadillas. Es facilísimo ir al súper y comprar las de la Cocinera "de toda la vida", pero esta vez me animé, básicamente porque me olvidé de comprar las obleas y me daba tanta pereza volver a salir de casa para ir a buscarlas, que busqué una receta en Internet que me solventara el problema.

Encontré muchas, pero algunas llevaban ingredientes que yo no tenía en casa (como dos quintos de cerveza ¿?) o me parecían un poco complejas de elaborar. Al final encontré una que me pareció fácil y relativamente rápida pero como no apunté el blog del que la obtuve en su momento, no puedo citar a la cocinera de la que saqué la receta. Prometo volver a buscarla y mencionarla. En la vida hay que  hacer las cosas comme il faut.

Ingredientes para la masa
1 vaso de agua
1/2 vaso de vino blanco
1/2 vaso de aceite de oliva
sal
Harina (la que admita, en mi caso utilicé unos 500 gr. o más)

Ingredientes para el relleno
400 gr de tomate triturado
1 cebolla
3 latas de atún medianas
3 huevos cocidos
1/2 bote de aceitunas rellenas

Para el relleno, hacemos un sofrito de tomate y cebolla. Mientras, pondremos a hervir en un cazo el agua,  el aceite, el vino blanco y la sal. Unos dos minutos, lo justo para que el alcohol se evapore y el aceite pierda el sabor a crudo. Lo ponemos en un bol y lo dejamos templar.

Cuando  esté hecho el sofrito añadimos los tres huevos picados (yo lo hago con el accesorio picador del minípimer) el atún escurrido y desmigado y las olivas picadas. Hay quien no le pone olivas y le pone pimiento morrón. Eso al gusto de cada uno. Debe quedar un relleno consistente.

Volvemos a la masa.

Iremos añadiendo  harina en el bol hasta que tenga suficiente consistencia como para trabajarla un poco en la mesa.. Fui echando a ojo "la que admitía" así que creo que fueron unos 500 grs, pero no lo pesé. Añadí varias veces mientras la amasaba, así que no estoy muy segura de la proporción final de harina. La temperatura del lugar influye en la cantidad de harina que utilizamos en una masa, así que podéis ir echando y vais viendo si la masa es lo suficiente manejable para pasar el rodillo y hacer obleas con ella.

Una vez cortadas las obleas (al principio lo hice con un aro de emplatar, pero salían muy pequeñas y acabé cortando porciones de masa más grandes) se rellenan, se cierran bien /presionando con un tenedor o cerrándolas a mano (doblando la masa) y se fríen en aceite bien caliente.

La masa quedó deliciosa. No creo que vuelva a comprarla  porque es muy fácil hacerla y el resultado no tiene nada que ver.




Supongo que al horno deben quedar bien, pero a mi las empanadillas me gustan fritas,  en aceite de oliva, of course.











3 comentarios:

  1. Que apetecibles! Estaba buscando una receta y ya sé cual voy a preparar ;)

    ResponderEliminar
  2. Cuando se cocina el vino o el licor, se evapora el alcohol, y supongo que no hay problema por que lo coman los peques, verdad? Es una duda que he tenido siempre, aunque te parezca una tontería.
    Las empanadillas tienen una pinta estupeda.
    Besitos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El alcohol se evapora y son empanadillas aptas para todos los públicos. No hay preguntas tontas, Ana, el que nunca pregunta tiene mucho más riesgo de equivocarse. Nadie nace enseñado, eso siempre lo he oído en mi casa.

      Eliminar