viernes, 9 de marzo de 2012

Pan de molde


Receta de Su, de Webos fritos Otra bloguera  que sigo y admiro.
Si no la conocéis podéis visitar su blog desde el enlace que tengo en mi lista de blogs.  Disfrutad viendo sus recetas y las fantásticas fotografías que hay en él, a mi se me pasa el tiempo volando cuando entro en su blog.




Su tiene varias recetas de pan para principiantes. Las fotos de este pan de molde son de  la segunda vez que lo hice (la primera vez que lo hice no calculé que el molde que ella había utilizado y el mío tenían medidas distintas -el suyo era más pequeño- y me quedó un pan de molde muy bajo y achatado.

¿Es necesario comprar un molde específico? Para unas primeras pruebas un molde de plum cake ya vale, siempre que podamos taparlo.  Pero si lo vas a utilizar cada semana, como ahora hago, creo que sí vale la pena la inversión. (A mi me gustan mucho los cacharros de cocina,  puede ser que mi opinión no sea muy objetiva).

En la web del amasadero tienen uno muy práctico (el mío no tiene estrías para marcar el corte)

Ingredientes para un molde de 30 x 10 x 10/ cantidades para molde 34 x 14 x 12

500 gr de harina de fuerza/ 750 gr
20 gr de levadura fresca/ 25 gr
50 gr de leche entera/ 70 gr
2 cucharaditas de sal/ 3 cucharaditas
2 cucharadas de miel de calidad extra/ 3 cucharadas
300 gr de agua*/ 400 gr*

*(Es recomendable no echarla toda desde el principio y dejar unos 50/75 gr de agua en reserva, ya que cada harina absorbe una cantidad  distinta. Si vemos que  hace falta toda, se añade)

Ponemos en un bol la harina y desmenuzamos la levadura fresca mezclándolas.  En un vaso de batidora mezclamos el agua, la leche, la miel y la sal. Hacemos un volcán  en el bol de harina y agregamos el líquido en el centro. Con una rasqueta de panadero o un tenedor vamos añadiendo la harina al líquido. Cuando ya está toda la masa integrada la trabajamos sobre el mármol de la cocina.

Yo no soy una experta amasando, pero en YouTube hay multitud de vídeos sobre el tema. De entrada no recomiendo usar el método de  Richard Bertinet porque requiere una cierta práctica y para un principiante -me incluyo- puede ser muy frustrante.

Dejamos reposar la masa una hora en el mismo bol con harina espolvoreada en el fondo, en un sitio cálido sin corrientes, cubierta con un paño de algodón humedecido (es suficiente con mojarlo con unas gotas de agua).Tras este primer levado le daremos forma alargada y lo pondremos en el molde engrasado con mantequilla.

El segundo levado, al menos de una hora, lo realizo en invierno dentro del horno con la temperatura a 50 grados y la puerta abierta. También puede dejarse cerca de un radiador..

Vigilaremos que la masa no se acerque demasiado o rebase la tapa. Si eso ocurre, lo tapamos.

Precalentamos el horno a 250° C unos 15 minutos antes de que acabe el último levado. Se baja  la temperatura a 220° y horneamos durante 25 o 30 minutos cubierto, y otros 5 minutos sin tapa, hasta que adquiera un tono dorado. Se retira del horno y se  dejar enfriar fuera del molde, sobre una rejilla.

Lo cortaremos siempre con  un cuchillo de sierra. Se conserva varios días esponjoso en el interior del molde, tapado.

Lo que sí hemos notado en casa es que  necesita más tiempo en la tostadora  que el pan industrial. Un misterio al que no puedo dar respuesta de momento.








NOTA- En este reportaje han participado tres panes de molde diferentes. El  más blanco estuvo en el horno 25 + 5 minutos. Los siguientes los he dejado 30+5 ya que me gusta la corteza un poco más tostada.






1 comentario: