lunes, 4 de junio de 2012

Bizcocho de almendras y canela







El domingo cayó la primera tormenta de verano.  Al arruinarse el paseo vespertino tuve  la excusa perfecta para meterme en la cocina y olvidarme un rato de todo el mundo.

Buscaba una  receta de bizcocho  de aceite de oliva y ésta es la que más me gustó. La  encontré aquí. No obstante, para mi el título de la entrada refleja mejor los sabores que encontramos al probarlo, el aceite juega un papel en la esponjosidad pero no en el sabor.

Ingredientes
(Para molde cuadrado de 20 cm x 20 cm)

3 huevos
150 gr azúcar moreno
150 gr de harina
Ralladura de 1/2 limón
140 gr aceite de oliva suave
125 ml de leche entera
1 sobre de levadura (impulsor)
75 gr de almendras con piel, molidas
1 cucharadita de canela

Precalentamos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo. Encamisamos muestro molde (untamos de mantequilla y una fina capa de harina)

Ponemos en un bol los 3 huevos y empezamos a batir con una batidora de varillas. Añadimos poco a poco el azúcar sin dejar de batir y esperamos a que la mezcla triplique su volumen y se haga más cremosa y adquiera un color más claro. Añadimos la ralladura del medio limón.

Añadimos la leche entera y seguimos batiendo y a continuación el aceite* hasta que quede todo bien integrado. * (No tenía aceite de oliva suave, sólo de sabor intenso y me dió miedo que quedara muy fuerte de sabor, así que  use mitad y mitad -aceite de oliva sabor intenso/girasol-)

Molemos las almendras con piel (yo utilicé la thermomix) y las mezclamos con la harina, la levadura y la canela.

Tamizamos los sólidos y los agregamos con una espátula con movimientos suaves y envolventes de abajo a arriba. Colocamos la mezcla en el molde y al horno. Unos 40 minutos.  Cuando lo saqué el centro quedó un poco bajo (hundido) así que posiblemente la próxima vez haré la cocción a 170 grados* (ya no lo tengo tan claro, una amiga lo ha hecho a 170 grados y le ha quedado crudo. Mejor a 180, supongo... Lo siento Geno, el próximo lo hacemos juntas)

Cuando el bizcocho esté cocido (lo sabremos al pinchar con el palillo y éste salga limpio) lo sacamos del horno. Lo dejaremos unos minutos en el molde y con sumo cuidado lo pasaremos a una rejilla para que acabe de enfriar. Es un bizcocho delicado y se rompe facilmente cuando se maneja aún caliente.

Una vez frio espolvoreamos con azúcar glass y listo. Perfecto para una merienda de domingo.








6 comentarios:

  1. Ese bizcocho tiene una pinta exquisita. ummmmmm

    ResponderEliminar
  2. A ver si lo intento y hago por primera vez en mi vida un p...bizcochooooooo!!!!!!!!!! que me cuestaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tendrás tiempo, Esther. Que tu vas muy liada, mujer...besos a tus 3 soles

      Eliminar
  3. Buscando recetas por la red de almendra y canela he visto tu blog y aqui me quedo, voy a ver si lo hago esta noche, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me dirás qué tal. Me pasaré a dar un garbeo por tu blog porque el título es de lo más sugerente :0)

      Eliminar