miércoles, 13 de junio de 2012

Receta de Pa de pessic y Cumpleaños en la playa






El hijo de una amiga del cole cumplió 6 años hace unos días.

La fiesta iba a ser en la playa de Badalona, en una zona  muy tranquila, con columpios. El sitio ideal para que los niños jueguen, corran, chapoteen en el agua...Una fantástica  manera de celebrar una merienda  en los meses donde el buen tiempo acompaña.

Tras consensuarlo con la familia, Sara me pidió un bizcocho sencillo, Un pa de pessic con chocolate por dentro y por fuera. Nada más, Ni almíbar, ni mermeladas, ni cremas ni mantequillas...Por un lado los niños disfrutan con sabores  conocidos  y el hecho de hacer la fiesta en la playa también nos dejaba sin nevera durante unas horas para la tarta, así que había que hacer algo muy básico. No obstante, un niño se merece una tarta divertida en el día de su cumpleaños, así que con un poco de azúcar, unas galletas y un poquito de fondant se puede decorar muy bien un bizcocho. Al ser una fiesta de playa...motivos marineros. 

El bizcocho fue, como he dicho, un  pa de pessic (la traducción sería "pan de pellizco". El más conocido es el de la localidad de Vic ) El secreto de este tipo de bizcocho radica en que no lleva grasas (solo las del huevo) ni levadura. Es muy parecido a la genovesa, pero hay alguna sutil diferencia. Montamos por separado las claras y las yemas se baten con el azúcar.    También es habitual, aunque no imprescindible,  sustituir una parte de la harina por fécula de patata con lo que obtenemos un sabor más delicado.  Y la parte que más me gusta: una vez fuera del horno, dejaremos caer nuestro molde en la encimera para expulsar de golpe el aire y que nuestro bizcocho no se baje. Pero vamos por partes...


Ingredientes 
para un bizcocho muy grande (unos 30 cms X 30 cms). Para uno familiar usaremos la mitad de los ingredientes.

12 huevos de corral*
300 gr de azúcar moreno
200 gr de harina
100 gr  de fécula de patata
Ralladura de 1a piel de 1 limón

Crema de chocolate (o ganache
500 ml nata líquida de montar
250 gr chocolate fondant negro
250 gr chocolate fondant con leche

*Una mamá del grupo me preguntó si era imprescindible que los huevos fueran de corral. Está claro que no, pero son los huevos que compro, los del código 1, esperando que las gallinas hayan sido menos medicadas con antibióticos que las del código 2 o 3. 

Precalentamos el horno a 180 grados, calor arriba y abajo. Encamisamos el molde escogido.

Separamos las yemas de las claras y montamos éstas últimas con un batidora de varillas. Suave al principio y con más potencia a medida que van montando. Una vez hecho esto, las dejamos a un lado y batimos las yemas con el azúcar, hasta obtener una crema que doble o triplique su volumen inicial. Añadimos la ralladura de una piel de limón (bien lavado si no tenemos la suerte de tener limones ecológicos del huerto de algún amigo).En otro bol mezclamos harina y fécula de patata. Tamizamos los sólidos con un colador grande de cocina y los vamos agregando a la mezcla de huevos y yemas con una espátula. A continuación agregamos las claras hasta integrar bien toda la masa.

Ponemos nuestra masa el en molde y al horno. Este bizcocho era muy grande así que necesité unos 45 minutos. En uno más pequeño 30 suele ser suficiente pero siempre comprobaremos que esté cocido pinchando el centro con un palillo y viendo que sale limpio. Otra señal de que el bizcocho está listo es que los lados se han despegado de las paredes del molde.

Al sacar del horno, lo subiremos hasta la altura de nuestra cabeza, más o menos, y lo dejamos caer sobre la encimera (para expulsar el aire). Pasados unos minutos (unos 5) lo desmoldaremos con cuidado y lo dejaremos reposar sobre una rejilla para que el calor y la humedad del interior puedan salir. Dejaremos reposar un día.

Para la crema de chocolate calentamos la nata líquida y retiramos del fuego antes de que hierva. Vertemos sobre el chocolate cortado a trozos y removemos hasta obtener una crema espesa. Una vez tibio se guarda en la nevera y dejamos reposar al menos una noche.  Al día siguiente la sacaremos de la nevera un rato antes de usarla. La podemos montar un poco con unas varillas si queremos usarla con manga pastelera.

Al día siguiente ya podemos cortar el bizcocho para rellenar (lo cierto es que me costó más que con la genovesa porque era tan esponjoso que se desmigaba facilmente) y cubrimos con la misma crema. Esta vez usé también chocolate fondant con leche porque  el fondant negro podía ser demasiado fuerte para los niños. Si hacemos la ganache de fondant negro podemos añadir también una taza de café para realzar el sabor del chocolate. Colocamos en la nevera para que el chocolate vaya enfriando de nuevo.

Mientras, habremos teñido de azul el azúcar de grano grueso (se encuentra en tiendas de productos para la repostería) y tendremos listas las galletas (ver elaboración aquí). Cuando el chocolate no haya secado del todo, espolvorearemos con el azúcar azul para el mar y el moreno para la arena. Para las letras usé un papel de azúcar comestible. Las galletas las ponemos al final (las pegué con una gota de sirope de maiz) ya que el fondant no se guarda bien en nevera.

Gustó mucho a los niños (que terminaron con la lengua azul) y a los papis que había en la fiesta. 
Darle las gracias a Sara por confiarme la elaboración de la tarta de su hijo. Me hizo muchísima ilusión.








13 comentarios:

  1. Que original, Mónica! Me encanta la idea del mar con tiburones y cangrejos en la playa, seguro que los niños alucinaron con el pastel, y los papis más todavía. Menos mal que te pidió un bizcocho sencillo, si te llega a pedir una selva negra le haces un pastel de bodas de 7 pisos!!! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué va! Ja, ja...Lo más entretenido (que no complicado) es hacer las galletas. El fondant es un poco difícil de trabajar porque hay que ir espolvoreando maizena para que no se pegue a la superficie de trabajo, usar un rodillito de La Señorita Pepis je, je...pero bueno. fue divertido. El resto es bastante fácil si tienes un pelín de práctica. Todo es ponerse. El primero cuesta más, el segundo menos...el tercero ya se hace solo...:0)
      Petonets guapa!!!

      Eliminar
  2. Es precioso Mónica. Por cierto, donde se puede comprar la fécula de patata? nunca me he fijado en este producto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la compro en una tienda de productos de dietética y herbolario/naturales de mi barrio. Es de la marca Santiveri. No creo que sea difícil de encontrar.

      Un beso Marta.

      Eliminar
    2. Gracias Mónica lo tendré en cuenta. Por cierto, no tendrás alguna receta de chocolate blanco, bizcocho, tarta o similar?

      Besos

      Eliminar
    3. Busco en mis libros y te digo algo.

      Eliminar
  3. Sólo puedo decir una cosa..... IMPRESIONANTE!!!! (bueno para Jesúlín serían dos...), bueno voy a añadir otra más PRECIOSO...

    ResponderEliminar
  4. Precioso y magnífica la explicación. Que monos son los cangrejos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy orgullosa de los cangrejos je, je...son muy graciosos.
      Gracias Alejandra.

      Eliminar
  5. Guauuuuu

    Impresionante......parece de juguete
    Besacos

    ResponderEliminar
  6. Qué chulo!! házselo a David para su cumple :-). Me encantan los cangrejos y el azúcar azul.
    besitos
    cris

    ResponderEliminar