martes, 18 de septiembre de 2012

Panna cotta







Tras un parón bastante largo por las vacaciones (sobre todo las escolares) volvemos a la normalidad y la rutina. Una nueva receta para compartir. Como siempre, sencilla y perfecta para finalizar una comida.  

La encontré en el libro Escuela de Postres de Laurousse. Un libro muy instructivo, que explica las técnicas, preparaciones de base y  tiene muchas recetas.  Un buen regalo para alguien que se quiere lanzar a hacer postres.

Ingredientes para 6 personas

1/2 litro de nata líquida (para montar)
3 láminas de gelatina
1 vaina de vainilla
150 gr de azúcar
Flaneras de aluminio deshechables

Variaciones a la receta: sólo me quedaba media vaina de vainilla, así que eso es lo que utilicé. Creo que el resultado fue de todos modos bueno. La cantidad de azúcar me pareció excesiva. Un punto demasiado dulce para mi gusto. Creo que con 100 gr también hubiera quedado perfecto. Tendré que probar la próxima vez.  El libro recomienda acompañarlo de un coulis de frambuesas , caramelo, chocolate derretido... pero como no quería añadir más dulzura  lo decoré con un poco de canela y la ayuda un stencil. Se puede tomar solo. No es necesario adornarlo con otros sabores.

Ponemos en remojo las láminas de gelatina en agua fría durante 10 minutos hasta que se hidraten. Cortamos la vaina de vainilla en sentido longitudinal (eso es haciendo el corte a lo largo de toda la vaina).

En un cazo vertemos la nata, el azúcar y la vaina de vainilla. Calentamos a fuego moderado sin llevar a ebullición.

Escurrimos bien la gelatina (en ese punto yo la pongo en un bol de plástico en el microondas y le doy 5 segundos a máxima potencia, para que quede líquida. Esto reduce casi completamente la posibilidad de encontrar trozos de gelatina no disuelta en nuestro postre) y la añadimos a la preparación de nata hasta que esté bien integrada y derretida. Colamos la preparación y llenamos unos moldes individuales de aluminio/acero, previamente humedecidas con un poco de agua.

Dejamos cuajar la panna cotta en el frigorífico 5 o 6 horas (toda la noche si es posible).

Para servir, sumergiremos los moldes en  1 dedo de agua hirviendo durante unos segundos (2 o 3, no más), pasamos el cuchillo de hoja lisa por las paredes y desmoldamos sobre los platos.

Acompañar al gusto.






11 comentarios:

  1. Qué pasa, que no tiene nombre en español?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Pep...ya me había olvidado de tu álter ego Torrentiano. Supongo que sería nata cocida, pero es un título con poco gancho. Además el postre es italiano. Ya me conoces... :0)

      Eliminar
  2. Puesto que nos van a intervenir, por qué no haces alguna receta alemana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que tengo una en mente desde hace tiempo...a ver si la puedo hacer antes del 12 de octubre. ¿Pedirán ese día el rescate o sería un poco forzado?

      Eliminar
  3. Que bien, ya de vuelta...!. Eso de "ayuda un stencil" no lo he entendido. Como ves también ha vuelto "la preguntona".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cuarta foto se ve el stencil.

      Es una plantilla para hacer "dibujicos" en las tartas y las galletas je, je.. me estoy acostumbrando a usar vocabulario técnico y al final pienso que se entiende todo y ya veo que no...Sorry.

      Eliminar
    2. Que majico te ha quedado lo de "dibujicos" ...

      Eliminar
    3. Si usaras vocabulario en español esto no pasaría, stencil, stencil...

      Eliminar
    4. Lo de dibujicos era especial para ti. Ni idea de cómo se llama eso en español. Glups

      Eliminar
  4. Me encanta Mónica, tiene que estar riquísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no engorda nada, nada, nada...(tengo los dedos cruzados). Gracias Marta.

      Eliminar