lunes, 8 de octubre de 2012

Orange Cream Cheese Icing








Éste es el título original de esta receta en el libro Cupcakes from the Primrose Bakery.

Sé que inmediatamente uno de mis amigos me va a saltar al cuello sobre lo de escribir en inglés je, je...

La traducción de esta crema sería algo como Cobertura  de crema de queso a la naranja.

No voy a poner una receta específica de cupcakes porque es algo bastante personal. 

En general, en las recetas americanas y británicas se usa mantequila para la masa. Yo prefiero usar la receta del bizcocho genovés. Es simple y rápida. Incluso en la elaboración, ya que como en estas magdalenas no buscamos altura (copete) sino que queden perfectamente planas para poder decorar, no sólo usaremos la batidora de varillas para mezclar los huevos y el azúcar, sino que añadiremos la harina y mezclaremos también con varillas, ya que buscamos precisamente que la masa no suba. Me explico un poco mejor: cuando hacemos un bizcocho, la harina se tamiza y se  mezcla con una lengua repostera, con movimientos suaves y envolventes, de abajo a arriba, nunca con varillas. ¿Por qué? Al batir los huevos y el azúcar conseguimos crear unas pequeñas burbujas de aire que nos serán muy útiles para que el bizcocho suba en el horno (por eso siempre se recalca que deben batirse estos dos ingredientes muy bien). Si añadimos la harina con lengua esta estructura de burbujas de aire permanece. En cambio si seguimos batiendo con las varillas la destruimos y el bizcocho no sube. No obstante, en este caso concreto, no solo no importa que no suba la masa, sino que precisamente eso es lo que queremos.

Para los cupcakes de las fotografías (8 grandes) usé 3 huevos, 90 gr de azúcar y 90 gr de harina.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que triplique su volumen y añadimos la harina (no hace falta tamizar) mientras batimos con las varillas a velocidad baja. ¡Listo!  Horno precalentado a 180, calor arriba y abajo. 12-15  minutos (pinchar siempre con un palillo para verificar que estén cocidas).

Ingredientes del Icing

175 gr de queso crema (Philadelphia, San Millán etc)
450 gr de azúcar glass tamizada
125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
Ralladura de la piel de 1 naranja

Ponemos todos los ingredientes en un bol y mezclamos hasta que todos queden bien combinados y el color resultante de la crema sea pálido y la textura muy cremosa (esto puede tardar varios minutos con una batidora de varillas).

Esta crema debe guardarse en la nevera pero aguanta en el exterior bastante bien (si la temperatura no es exageradamente elevada). Si nos sobra, la guardaremos bien tapada en la nevera (se conserva perfectamente unos 5 días) Antes de usar de nuevo, dejaremos que vuelva a la temperatura ambiente y batiremos  de nuevo.

Para conseguir ese efecto en el color, pintaremos con un pincel el interior de la manga pastelera con el color deseado, haciendo una linea de abajo a arriba antes de introducir la crema. Para conseguir este dibujo usaremos la boquilla 1M de Wilton.

La piel de naranja le da un toque fresco a la crema, pero no cabe duda de que esta receta es solo apta para muy golosos ya que la cantidad de azúcar glass es importante.

He de decir que de 15 personas que la han probado (en días distintos, no les hice compartir 8 cupcakes) yo fui la única que la encontró demasiado dulce...







7 comentarios:

  1. T'han quedat molt bé, no he tornat a practicar amb aquest cornet, tu el domines totalment!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Potser...però tu fas unes figures modelades espectaculars je, je...ets una artistassa!!

      Eliminar
  2. Per què no ho dius en català, nena, que s'acosten temps identitaris!

    ResponderEliminar
  3. Tens raó, oh benvolgut anònim...potser el títol hauria de ser quelcom com magdalenes amb crema de formatge aromatitzat a la taronja del pati dels tarongers del Palau de la Generalitat...encara que potser queda una mica massa llarg :0)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, et queda molt bé, je, je, allò del pati dels tarongers, molt valencià!

      Eliminar
  4. Hola Mónica!
    Tienes razon por lo del dulce que es el iding tradicional, you siempre suelo poner nada más que la mitad del azucar.
    Te quedaron muy bonitos!
    Un saludo,
    Salima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Salima! Nunca se me había ocurrido la idea de usar solo la mitad de azúcar. ¿Se consigue la misma consistencia? En todo caso, lo probaré. Un placer leerte por aquí. À bientôt!!

      Eliminar