miércoles, 7 de noviembre de 2012

Vichyssoise









Creo que en un rápido repaso por la blogosfera (tres minutos) he encontrado al menos 5 recetas de Vichyssoise diferentes. Hay quien pone cebolla, más o menos puerro, más o menos patata...en fin, todas son bastantes parecidas.

Esta crema de puerros se suele servir fría, pero a mi me gusta hacerla en invierno y comerla caliente, así que, como se suele decir, para gustos hay colores, o que cada cual la cocine y la tome cuándo y cómo  más le guste.

Ingredientes
4 puerros grandes
3 patatas grandes
Aceite de oliva
1 litro, litro y medio de caldo de pollo*
Leche evaporada
Sal, pimienta

* (He de decir que nunca tengo caldo de pollo casero guardado para tal menester, así que disuelvo una pastilla de avecrem, de toda la vida. Nunca he probado con los briks de caldo de pollo, pero eso es por mi particular aversión a dichos briks. Cada cual sus manías...)

Lavamos ben los puerros bajo el grifo. Desechamos la parte verde y cortamos el resto a rodajas, de un centímetro y medio más o menos (que sean todas similares).

En una olla grande ponemos unas 5 o 6 cucharadas de aceite de oliva (en la vida lo he puesto así, yo echo el aceite a ojo, pero claro, hay que dar alguna medida para el que nunca ha hecho este plato).

Encendemos  el fuego  a temperatura media (en placa de inducción, del 1 al 10, suelo usar el 4.5, 5) y rehogamos el puerro unos minutos. No debe freirse ni quemarse, por eso la fuente de calor estará a una temperatura no demasiado alta.

Mientras, pelaremos las patatas y las cortaremos en trozos no demasiado grandes (para facilitar la rapidez en la cocción) y colocaremos el agua y la pastilla de caldo de pollo concentrado a calentar en otro cazo (esto lo único que nos permite es ganar tiempo). Cuando el puerro esté pochado, añadimos las patatas, les damos unas vueltas con la cuchara de madera y a continuación añadimos el caldo de pollo .
Tapamos la olla y dejamos cocer a fuego un poco más intenso unos 15-20 minutos. Sabremos que está a punto cuando pinchemos las patatas y estén blandas.

Una vez tenemos las patatas y el puerro bien cocidos. Apagamos el fuego. Si nos parece que hay demasiado caldo podemos retirar un poco con el cucharón y añadirlo o no después. Trituramos todo con la batidora de brazo (minipímer). Esto hay que hacerlo a conciencia  porque es difícil triturar bien el puerro, y añadimos a continuación unos 200-250 ml de leche evaporada. Si no la tenemos, podemos substituirla por nata líquida. La leche evaporada es algo menos grasa que la nata  y más sabrosa que la leche normal de vaca, así que es una buena manera de hacer nuestra crema un poco más saludable ala vez que sabrosa.

Salpimentamos. Y listo.

Si os gusta caliente, como a mi, se puede servir a continuación. En verano puede prepararse con antelación y guardarla en la nevera para tomarla fría.

Esta receta es para Sandra.





5 comentarios:

  1. Me encanta la propuesta (hemos probado en casa la anterior crema y ha sido todo un éxito!)

    ResponderEliminar
  2. Yo la hago con remolacha, le da un toque sangriento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como nunca se si estás de broma o hablas en serio...

      Eliminar
  3. Nada...que no hay manera! Mira que he hecho veces esta receta y no hay manera de que me quede como a ti!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, el próximo día llámame y la hacemos juntas en tu casa :0)

      Eliminar