sábado, 12 de enero de 2013

Galletas crujientes de naranja y canela

 


Pensando en la anterior entrada del blog me he dado cuenta de que resultaba un tanto triste como receta  de cara al fin de semana. 

Sí, me ratifico en todo lo expuesto sobre la leche de avena, pero reconozco que no es lo que se dice una propuesta culinaria súper atractiva. Resulta demasiado ¿monacal? ¿sana?  Así que, como se suele decir, más vale tarde que nunca, para el sábado que ya comienza, podemos hornear unas galletas muy fáciles de elaborar ( se pueden hacer con niños) y que no van a defraudar a nadie porque están buenísimas.

La receta se puede encontrar en el libro 100 galletas de la colección Con las manos en la masa, su autora es Linda Doeser.

Ingredientes
225 gr de mantequilla blanda (pomada, a temperatura ambiente)
200 gr de azúcar extrafino
1 cáscara de naranja rallada
1 yema de huevo ligeramente batida
4 cucharaditas de zumo de naranja
280 gr de harina
2 cucharaditas de canela molida
1 pizca de sal


Ponemos en un bol la mantequilla, 140 gr de azúcar y la cáscara de naranja y mezclamos con una cuchara de madera (podemos usar el batidor de varillas en velocidad mínima). A continuación incorporaremos la yema y dos cucharaditas de zumo de naranja mientras lo batimos. Tamizamos la harina junto con la sal sobre la mezcla y removemos todo hasta que no queden grumos. Hacemos una bola con la masa.

A continuación la envolvemos en papel film y la dejamos en un lugar fresco entre 30 y 60 minutos.

Desenvolvemos la masa y la extendemos entre dos hojas de papel de hornear, formando un cuadrado de unos 30 cm. lo pintamos con el zumo de naranja restante y espolvoreamos de canela. A continuación, lo extendemos un poco con el rodillo y enrollamos la masa como si fuera un brazo de gitano. La envolvemos en papel film y la dejamos en la nevera durante 30 minutos.

Precalentamos el horno a 190 grados y forramos dos bandejas con papel de hornear.

Desenvolvemos la masa y la cortamos en trozos finos con un cuchillo afilado. Colocamos las galletas en las bandejas que hemos preparado, dejando cierta distancia entre ellas ya que al hornear aumentan bastante su tamaño y corremos el riesgo de que se peguen unas a otras si no dejamos suficiente espacio. Horneamos entre 10 y 12 minutos. Una vez fuera del horno, las dejamos entre 5 y 10 minutos en la misma bandeja antes de colocarlas -con la ayuda de una espátula- sobre una rejilla, hasta que se enfríen del todo.

Pueden comerse solas o acompañarse con un vaso de leche de avena :0)





6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Oye, que no estás obligado a hacerlas, ¿eh?

      Eso sí, te las recomiendo. ¡¡Bue-ní-si-mas!!

      Eliminar
  2. Otro "modelo" más de galletas, guay!!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego no quiero quejas cuando empiece la operación "bikini".
      Que conste :0)

      Eliminar
  3. Que buena pinta tienen,pronto las probaremos jajaja, ahora mismo tenemos la masa de las magdalenas en la nevera reposando, así que ya ves que por lo menos hacemos las recetas que nos pones, gracias, un beso.

    ResponderEliminar