viernes, 18 de enero de 2013

Kringle Estonia




Con un día de retraso puedo escribir la receta de mi último descubrimiento repostero. Si buscáis en Internet veréis que esta receta aparece en muchos blogs a lo largo de todo 2.012, pero yo no lo he descubierto hasta que compré el Especial Feliz Navidad de Vorwerk.

Los dos primeros que hice fue con  Thermomix, pero no he querido colgar la receta hasta haber probado a hacerlo de forma manual. Más o menos. Utilicé la ayuda de la batidora de varillas, con el gancho para amasar. Pero seguro que se puede hacer desde el inicio a mano. Yo no lo hice. Por vagancia. Para qué mentir. Pues eso. Ya está confesado.

Es un dulce perfectamente realizable por cualquiera con una mínima experiencia repostera.

El ingrediente más complicado para realizar el Kringle Estonia es la paciencia. Sí. Parece una tontería, pero no lo es.

Cuando nos enfrentamos a una masa fermentada, precisamente el tiempo de reposo (o fermentación) es el paso más importante. Ese tiempo es necesario para que las levaduras "trabajen". He encontrado un blog donde su autora explica de maravilla qué son las levaduras, los diferentes tipos que se pueden encontrar y para qué sirven. Se trata de Cocinando con Goizalde y su post sobre el tema (leer aquí ) es magnífico. Hago un inciso para decir que es una suerte que hayagente con tantas aptitudes pedagógicas que se toma el tiempo de  hacer reportajes de este tipo para  aprovechamiento de los demás. 

Sin más preámbulo, ahí va la receta:

Ingredientes para 2 Kringle Estonia 

Pienso sinceramente que vale la pena hacer dos. Con uno, no te das cuenta y ya se ha acabado. Para quién quiera probar a hacer solo uno, dividir los ingredientes por dos. Elemental :0)

Masa
60 gr de azúcar
La piel de un limón  rallada (sin la parte blanca)
240 gr de leche (pesada en la balanza)
60 gr de mantequilla
30 gr de levadura prensada fresca
2 yemas de huevo
600 gr de harina de fuerza
1 pizca de sal

Relleno
100 gr de mantequilla a temperatura ambiente
120 gr de azúcar
4 cucharadas de canela molida
100 gr de nueces picadas gruesas

Glaseado
40 gr de clara de huevo
100 gr de azucar glass


Es importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente.

Ponemos en un bol   el azúcar, la ralladura del limón (sin nada de la parte blanca), la leche tibia, la mantequilla, la levadura y las yema de huevo. Podemos usar las varillas. Mezclamos unos minutos y a continuación añadiremos la harina y la sal.  Mezclamos bien todos los ingredientes y cambiaremos las varillas por los ganchos amasadores. Amasamos durante unos 5-7 minutos a velocidad media. 
Retiramos la masa del bol y le damos forma de bola (en este caso, dos). Dejaremos reposar las bolas en sendas bolsas de plástico hasta que doblen su volumen (esto en verano pueden ser 45 minutos y en invierno dos horas). Para acortar un poco el tiempo de fermentado, se pueden colocar las masas cerca de un radiador (que no encima). Cerca.

Mientras prepararemos el relleno.

En un bol pondremos la mantequilla, el azúcar y la canela. Mezclamos. Si cuesta mucho trabajar esta mezcla podemos ponerlo en el microondas unos segundos, a temperatura baja, para deshacer la mantequilla un poco. Debemos conseguir una pasta homogenea.

Precalentamos el horno a 180°. Si tenemos un horno con ventilador podemos hornear los dos Kringle a la vez. Basta con disminuir la temperatura en unos 15 grados (a 165) y colocar las dos bandejas lo suficientemente separadas para que el aire caliente circule. A media cocción podemos cambiar la situación de las bandejas para conseguir un horneado más uniforme.

Cuando la masa haya doblado su volumen, la pondremos sobre la superficie de trabajo bien espolvoreada con harina y la extenderemos con ayuda de un rodillo, hasta tener un rectángulo de 40x50 cm aproximadamente. Cuesta un poco estirar la masa al principio pero basta con emplear el rodillo con energía y alegría.

Untamos con la crema de relleno. A continuación espolvoreamos con las nueces.  Enrollamos como si fuera un brazo de gitano (1) Colocamos el Kringle sobre el papel de hornear y cortamos el rollo por la mitad a lo largo (dejando unos 4 cms sin cortar por uno de los extremos) (2)  Trenzamos la masa con el corte y el relleno  hacia arriba (3 y 4) y unimos los dos extremos formando una rosca (5) o lo intentamos.


1
2


3
4
5
   
Colocamos en la bandeja de horno forrada. 20 minutos a  180° si horneamos uno y el mismo tiempo a 165 grados si horneamos dos con el ventilador.

Para el glaseado mezclamos en un bol la clara de huevo ligeramente batida y el azúcar glass. Retiramos del horno y todavía caliente pintamos con el glaseado.  Cuando esté frío podemos espolvorear con un poco más de azúcar glass para conseguir un efecto nevado.

Yo esta vez no lo he hecho. Más bien me he pasado un poco con el glaseado, pero no afecta al sabor.






¿Alguien se anima? Feliz fin de semana.

8 comentarios:

  1. Puf!! esto me parece ya palabras mayores....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No mujer. No es omplicado. Un poco más laborioso, si tu quieres. Pero complicado no. Y el resultado merece la pena. Yo creo que un día de éstos ya debes lanzarte con las levaduras y las masas fermentadas (al final no es más que dejarlas tapadas cerca del radiador mientras haces otras cosas)

      Eliminar
  2. Sí, sí, sólo lanzarse a la masa fermentada, juas, juas... creo que lo tendré que dejar para cuando tenga un horno en condiciones, porque con el de ahora no me fío ni un pelo... De todas formas se agradece tu "confianza".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi confianza la tienes toda. Eso si, un horno que también sea digno de ella se agradece...

      Eliminar
  3. que buenoooo ¡¡ me quedo de seguidora por tu blog, veo cosicas deliciosas. besicos

    http://cocinandoenmislares.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa.

      Hoy no tengo tiempo de ná, lo que se dice de ná, pero el lunes me meto en tu blog de cabeza porque he mirado sólo lo último que has publicado y ya me ha dado un pasmo. ¡Qué rico!

      Eliminar
  4. Pues este fin de semana me he lanzado con el Kringle. Me daba miedo porque parecía complicado... y todo lo contrario! Es muy sencillo y el resultado es espectacular! Animaros, no es tan grabe como parece.
    Por cierto, los que lo probaron preguntaron dónde lo había comprado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El resultado es espectacular. Perfecto para una merienda de domingo. Me alegro de que te animaras :0)

      Eliminar