jueves, 21 de marzo de 2013

Las apariencias algunas veces engañan...





¿A que dan ganas de cortarse un trozo de esta tarta? Pues aunque nadie lo diría mirando la foto, el interior no cumplió las expectativas creadas. De hecho, fue bastante decepcionante, aunque no lo supe hasta el día después porque yo no la probé.

Alguno se preguntará a que viene un post de  auto-inmolación pública. Bueno, tras el consabido disgusto pensé que de esta experiencia había que sacar algo positivo y como Errare humanum est  (errar es de humanos) y de los errores se aprende más que de los aciertos, podía aprovechar este error para explicar algunas cosas a tener en cuenta al hacer un bizcocho.

Podemos hacer el mismo plato, el mismo postre, la misma tarta 30 veces seguidas. Un día, nos despistamos, contamos mal los gramos , estamos más cansados etc  y no  sale bien. Podemos quedarnos con el hecho o intentar buscar qué ha fallado.

En este caso, el molde que utilicé era demasiado pequeño (20 cms) y aunque conseguí un bizcocho muy alto, no caí en la cuenta de que para hacer una tarta de este estilo, lo que los americanos llaman una Layer cake (en el blog de Bea Roque, El rincón de Bea podéis encontrar un surtido de Layer cakes a cual más espectacular)  el bizcocho debe contener o uno o varios elementos grasos (mantequilla, buttermilk, leche, chocolate fundido, aceite etc)   para asegurar un bizcocho muy esponjoso, en el que el almíbar con el que normalmente se calan las diferentes capas  sea algo hasta prescindible.

La receta que yo utilicé fue la de la genovesa, variando la proporción de 30 grs de azúcar y harina por huevo a 40 (6 huevos, 240 gr de harina y 240 gr de azúcar) Nada más. Así que el bizcocho resulto seco, porque aunque lo calé con almíbar, las capas eran demasiado gruesas y no se impregnaron bien.



Fue una buena amiga quien me encargó la tarta y le agradeceré siempre que tuviera la  valentía de decirme la verdad. Afortunadamente, voy a hacerle las tartas de sus hijos en los próximos meses, por lo que espero tendré la ocasión de resarcirla.

Gracias Sandra. Te debo una.

10 comentarios:

  1. Hay que ser muy buena maestra para reconocer públicamente los errores...!!! Desde luego la tarta tiene una pinta buenísima, la pena es que el interior no se correspondiera.
    La próxima será perfecta, seguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, con amigas como tú me voy al fin del mundo...
      Muacs.

      Eliminar
  2. Hola flor...
    pero això passa sovint amb el pa de pessic...tranquila.
    Jo ara faig una coca de iogurt pero en comptes de 3 mides de farina en poso 2 de farina i 1 de salvado de avena. queda molt bo! Sitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calorina!!!!! Hola!!!!!

      I queda bó? Ho provo segur. Em costa molt que el petit mengi fibra. Gràcies pel truqui amore!

      Eliminar
  3. Realmente cuesta creer q no estuviera bien mirando la pinta q tiene (aunque ya sabemos q exteruor-interior muchas veces no se corresponde).
    Enhorabuena por el post. Me va a ser muy útil cuando me dé por hacer tartas rascacielos jejeje.
    Te doy un consejo por sí acaso y así ves q yo tb cometo errores (aunque cueste creerlo).... Nunca, nunca, NUNCA aprietes el bote de bicarbonato encima de una masa para galletas y después pienses q no pasa nada... El experimento es digno de ver en el horno...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy imaginando partículas de bicarbonato que cayeron en la masa sin que te dieras cuenta y que una vez en el horno empezaron a burbujear...¿es eso? :0)

      Eliminar
  4. Pues nena nadie diria que por dentro estaba seco porque por fueraaaaa tiene una pinta que vamos ahora mismito me cortaba un trocito para el café.
    Pero como bien dices has aprendido de los errores así que la próxima sera buenisima.

    Besos

    M.Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso lo de que las apariencias a veces engañan ja, ja...o no es oro todo lo que reluce ni toda la gente errante anda perdida :0)

      Gracias por los ánimos. ¡Sois las más mejores!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ja, ja, ja...¿acaso insinúas que es incompatible ser político y sincero?

      Eliminar