sábado, 28 de septiembre de 2013

Croquetas de ave




Si alguien estaba esperando un post espectacular para el regreso de las vacaciones, lamento la decepción. Empiezo el nuevo curso escolar  con una receta muy simple, económica, de reciclaje,  que resuelve muy bien las sobras de pollo (el que nadie se come en la sopa, si pones pechuga de gallina o pollo en lugar de  huesos, el que te sobra cuando invitas amigos a comer y por miedo de que falte comida encargas 3 pollos asados...y te sobra casi uno entero,). Sí,  son las croquetas caseras.

Tienen un poco de trabajo, no vamos a negarlo, un punto pasado de moda (hacerlas, que no comerlas). Porque ¿quién no se ha llevado un  tupper de croquetas de casa de su madre o su suegra? No veo manos alzadas. Lo sabía.

La croqueta casera, tan sencilla y al mismo tiempo, capaz de despertar  sentimientos y sensaciones evocadoras de felices tiempos pasados, casi tanto como  la magdalena que desencadenó uno de los párrafos más famosos de la historia de la literatura.  

Volviendo al tema que nos ocupa, diré que hacer croquetas es un acto de amor. Ultimamente puedo decir frases así y quedarme tan tranquila. Debe ser sin duda la edad. El caso es que el tiempo que pasamos elaborándolas no es tiempo perdido (esto es un guiño en toda regla a la magdalena) La buena noticia es que  hay algún truco para reducir el proceso de elaboración y teniendo en cuenta que es un producto que se puede  congelar -a la espera de un momento de mente en blanco frente a la nevera-  vale la pena pasar un rato haciéndolas.

Hacer croquetas no tiene mucho misterio. Hay muchas recetas con pequeñas variaciones. La receta que yo hago es la del libro "Cocinar es fácil" de  Montserrat Seguí. Libro de cocina muy recomendable y que me regaló ami amiga Marta hace ya un montón de años. Bueno, no tantos, en realidad somos un par de crías.



Ingredientes
200 gr de gallina o pollo (preferentemente pechuga)
100 gr de ternera
1/4 litro de leche
125 cc de caldo
1 huevo
60 gr de mantequilla
60 gr de harina


Como escribe Montserrat Seguí en su libro " Pueden hacerse con la carne sobrante de hacer un caldo, con gallina o con pollo y con carne de ternera". Yo no suelo ponerle ternera, las hago solo de pollo y/o gallina (300 gr)

Desmenuzamos o picamos (con el accesorio de cuchillas de la batidora de brazo, con una picadora, con la Thermomix) la gallina y la carne previamente cocidas en un caldo y frías ( también uso los restos del pollo asado -pollo a l'ast-).

Preparamos una salsa bechamel espesa con la mantequilla, la harina, 1/4 de litro de leche y 125cc de caldo (si no se tiene caldo, se puede usar agua con la dosis correspondiente de caldo concentrado o leche). Sazonamos. Una vez hecha la bechamel y fuera del fuego le añadimos una yema de huevo. Lo pondremos al fuego unos segundos más y lo retiramos definitivamente. Agregamos el picadillo de carne y vertemos en una fuente para que se enfríe por completo.

Tras unas horas de reposo en la nevera - lo suelo dejar toda la noche tapado con papel film a piel (el papel toca la masa para que no se forme costra por la acción del aire) podemos pasar a la parte más laboriosa. TRUCO Ultimamente me ayudo de una manga pastelera con una boquilla grande, especial para hacer croquetas




Rodamos la masa por harina y la cortamos en porciones lo más similares posible con un cuchillo afilado.





A continuación solo hay que pasarlas por huevo batido y pan rallado. Y freir en aceite muy caliente.



Para quien prefiera unas croquetas más compactas, podemos reducir la cantidad de líquido  o aumentar la de pollo. No puedo dar cantidades exactas. En estos casos, la expresión " a ojo" y al gust de cada uno/a (quizás unos 100 gr más de pollo) es el mejor indicador.


9 comentarios:

  1. Otro plato muy español, veo que vas rehaciendo tus gustos culinarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te confíes. Estoy preparando una entrada de falafel casero...

      Eliminar
  2. Hola Mónica! no conocía tu blog :) gracias por visitar el mío.
    Estupendas croquetas!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina, mi blog lo conocen mis amigas, mi familia y mis vecinas y todo aquel que busca la receta de la leche de avena (curiosamente salgo muy bien situada en google). Un honor que te hayas pasado por aquí. Muchas gracias

      Eliminar
  3. Ainss! las croquetas, con lo ricas que le salen a mi madre.... a ver si con las tuyas conquisto a los míos, porque de un tiempo a esta parte las croquetas ya no son para su amantísima hija (yo he levantado la mano) sino para sus nietos..... que triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estás embarazada te miman mucho porque eres la "portadora" de los nietos. En cuanto éstos nacen pasas a un quinto o sexto plano, más o menos.

      Eliminar
  4. Bueno, ya no tengo mas excusas para no hacer las croquetas en casa!

    ResponderEliminar