viernes, 18 de octubre de 2013

Copa de chocolate y pera



Chocolate y pera son dos sabores tangencialmente equidistantes en un postre sorprendente y equilibrado.

Esta frase no es mía. De hecho es un reto que le propuse a un amigo, Director Creativo,  que estuvo cenando en casa hace unos días junto con otros amigos y al que le gustó mucho el postre. Le propuse una frase para empezar la entrada que contuviera las palabras chocolate, peratangencialmente (el porqué de este adverbio queda para la intimidad de aquella noche. Digamos que el vino ayudó)  y él, me ha regalado esta frase que de tan bonita (y snob) habría que enmarcarla. 

La realidad de este postre que tanto gustó es que no sabía qué hacer y eché mano de mi fondo de armario y de nevera. Un tupper con ganache de chocolate de una tarta que decoré, 4 peras del frutero, un bote abierto de crème frâiche, restos del bizcocho que pelé para convertirlo en tarta, mantequilla, unas virutas de chocolate, azúcar y canela. Salió un postre improvisado y muy rico. Aquí va la receta

Ingredientes (para 5 vasitos de txacolí)
4 peras
Ganache de chocolate
Medio bote de crème fraîche 
Restos de bizcocho, magdalenas o galletas
Mantequilla
Azúcar y canela

Lo primero que haremos (unas horas antes, mínimo 5 o 6 horas es la ganache de chocolate).

Poenmos en un cazo a fuego medio 200 cc de nata líquida (35,1% materia grasa). En un bol tendremos la misma cantidad de chocolate (200 gr) cortado a trozos pequeños (mínimo 52% cacao). Justo antes de que arranque a hervir la nata la volcaremos sobre el bol de chocolate. dejamos reposar un par de minutos y mezclamos para conseguir una crema de chocolate homogénea. Cuando está a temperatura ambiente guardamos en la nevera hasta su utilización. Lo único que tendremos que hacer en el último momento es montar la crema con unas varillas.

Pelamos las peras y las cortamos a dados. Las salteamos a fuego medio-suave en una sartén con mantequilla, azúcar y un poco de canela hasta que cojan color. Podemos dejarlo así o añadir galletas troceadas (digestive o marías), bizcocho o magdalenas (la cantidad justa para drle un poco más de cuerpo a la semicompota de pera que estamos haciendo en la sartén).

Terminada la cocción de nuestra compota (unos minutos) la ponemos en los vasitos. Una vez fría ponemos una cucharada de crème fràiche en cada vaso, sobre la pera. Se puede hacer con nata montada, pero la crême fraîche tiene un punto ácido que le viene muy bien al postre.

Por último montamos la ganache de chocolate y decoramos los vasos con unas cucharadas de ganache o una manga pastelera con boquilla rizada. El toque final pueden ser unas virutas de chocolate o unos frutos secos etc.

La mezcla de pera y bizcocho no es bonita, parece una papilla infántil, pero la combinación  con el chocolate es deliciosa.










No hay comentarios:

Publicar un comentario