lunes, 14 de octubre de 2013

Si Alba lucha, yo lucho









Rafa Y Nieves formaban  una pareja normal, como tantas. Tuvieron dos hijas, Alba y Ariadna. 

Alba fue diagnosticada a los cinco meses con una enfermedad llamada Sarcoma de Ewing. Y a partir de ese día la vida de sus padres cambió. Para siempre. 

Ese día descubrieron, a la fuerza,  que no eran unas personas normales y corrientes. Y sin tiempo para reaccionar, supongo (y digo supongo porque no tengo el gusto de conocerlos personalmente) se despojaron de las vestiduras de personas corrientes para convertirse en personas excepcionales. Porque no les quedaba otra opción. Porque  el amor a los hijos empuja hasta el límite de las fuerzas y más allá. Y cuando uno piensa que no puede más, la voluntad de protegerlos hace que no exista el cansancio, el desánimo, el sueño o la fatiga.

Un día, Rafa le prometió a su hija que encontraría la cura para vencer “al bicho”. 

Por respeto no puedo atreverme a poner en palabras lo que han debido ser estos años. Es algo demasiado íntimo. Solo os contaré que  hace un par de meses Rafa y Nieves perdieron la batalla más dura que nadie puede imaginar.  Alba, la princesa de sonrisa contagiosa,  se marchó a un lugar donde ya no sufre, donde no hay hospitales, dolor y medicinas. 

Hoy he querido aprovechar este pequeño espacio para invitar a todos aquellos que no conocen su historia a  tomarse unos minutos de tiempo para visitar su  proyecto. Es posible colaborar con muy poco. Exactamente con un euro al mes. Parece que no es nada, pero han conseguido ya dar un primer paso hacia la victoria. 

Solo nos vale la rendición total y sin condiciones del bicho.

Si queréis participar en este proyecto maravilloso de vida y esperanza visitad el enlace.



Como personas excepcionales que son, han decidido seguir luchando para  ganar la guerra. Y no tengo ninguna duda de que lo conseguirán. Porque como todos los padres sabemos, lo que se le promete a un hijo, se cumple.








4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Rosa, preciosa. He rehecho un poco el texto. Me daba la impresión al leerlo ahora de que quedaba un poco cojo.

      Ante personas así los demás somos muy pequeñitos, ¿verdad?

      Eliminar
  2. No deja de sorprenderme la fuerza que demuestran los padres de estos niños con enfermedades tan horribles, la entereza y tenacidad en la lucha y como a pesar del dolor de la perdida de un hijo siguen adelante para ayudar a que los demás no pasemos por algo así..... Ellos son admirables y lo terrorífico es que los que mandan cada vez recortan más en investigación y que sean los padres quienes deban buscar los recursos para encontrar la cura para terribles enfermedades.
    Mi aplauso y admiración para unos, y mi repulsa más absoluta para los otros.
    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que comparto tu admiración hacia unos y la repulsa hacia los otros. Tristemente, para los gobernantes la sanidad es un campo donde los números y el corto plazo mandan. Se recorta en pruebas preventivas, en revisiones, en personal, se cierran plantas de hospital, se cierran quirófanos por las tardes y se atrasan operaciones...al final de año deben felicitarse por haber cuadrado los números. ¿Resulta que reduces en pruebas preventivas y de cribado como las mamografías o las colonoscopias y en unos años un tanto por ciento de esos pacientes diagnosticados tardiamente desarrollarán un cáncer y su tratamiento costará 20 veces más? Bueno, ya se le dispararán los costes al siguiente ministro o conseller de sanidad...

      Eliminar