lunes, 18 de noviembre de 2013

Leche de almendras casera





Para  aquellos que tienen  intolerancia a la lactosa existen muchas alternativas además de la leche de vaca sin lactosa. Son las leches vegetales, que entre otras ventajas,  se pueden hacer fácilmente en casa. No cuesta  nada probarlo, al menos una vez.

He encontrado muchas recetas en la red. Ultimamente miro mucho un blog llamado Dimensión vegana. Aunque  no soy vegana, los foros, blogs de recetas y webs veganas son muy útiles para introducir en la dieta recetas más saludables. Estos blogs  son una fuente inagotable de platos originales y creativos. 

Si queremos dar un paso más, además de los foros veganos podemos consultar los blogs de recetas "raw" (en inglés, crudo). Uno que tiene unas recetas sorprendentes es rawmazing. Está en inglés así que se requiere un nivel medio. Hay también muchas alternativas en castellano. Basta con poner en google comida cruda o incluso repostería cruda. Pero de este tema me ocuparé más adelante. 

Esta receta de leche de almendras la encontré en otro blog, que no apunté. Al final todas las recetas que he leído son muy parecidas. Aquí va mi versión:

Ingredientes
1 taza de almendras (son unas 75-80. Podemos usar unas 40 y sale una leche de almendras ligerita muy rica)
unos 300 cl de agua para remojo
1 litro de agua mineral
Opcional: dátiles, vainilla

Podemos usar almendras peladas o sin pelar. Es indiferente. Lo importante es ponerlas en remojo la noche antes con agua (si s epuede mineral, pero sino, yo he usado del grifo). Esto sirve para activar nuestras almendras. En éste blog chileno nos explican por qué hay que activar los frutos secos.

Al día siguiente tiramos ese agua -IMPORTANTE- y ponemos las almendras en una batidora (o thermomix) y batimos con unos 750 cl de agua mineral o filtrada. Varios minutos.

Colamos esa leche (con un colador de cocina) y volvemos a colocar la pasta de almendras en el vaso con el resto de agua hasta completar un litro. Batimos un poco más, volvemos a colar y ya está lista la leche de almendras. Así ya está perfecta. Si la queremos un poco más dulce podemos añadir un par de dátiles en el momento de batir o un poco de aroma de vainilla.




 

Aguanta mínimo tres días en la nevera. Si vemos que no la vamos a gastar la podemos aprovechar en un batido con plátanos maduros, peras etc.

La pasta de almendras la podemos aprovechar en un bizcocho.

Otra manera de usarla es haciendo queso de almendras, pero el primer intento me quedó un poco mal por no tener agar agar en copos (utilicé agar agar en fibras) asíque hasta que no perfeccione la técnica no cuelgo la receta. De todos modos, si hay alguien muy interesado en el tema, en el blog de Dimensión vegana hay un video donde explican cómo hacer queso de almendras. Aquí lo encontráis.

2 comentarios:

  1. Veo que definitivamente te nos estás pasando al "lado verde"..... Yo he probado la industrial y además de resultarme muy dulce tenía muchísimas calorías, pasa lo mismo con ésta?.
    Gracias por intentar que comamos más sano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara. Bueno, poco a poco voy intentando comer mejor. Quizás me estoy saturando de tanto dulce je, je...La leche industrial no se cuántas calorías tiene, pero he leído que la leche de almendras tiene menos (unas 70 por vaso). Eso sí, si se le empieza a añadir cosas como edulcorantes ya aumentamos el número de calorías. Yo la tomo en modo básico (almendras y agua) y para hacer batidos de fruta sabe muy bien. Eso sí, no quedan tan cremosos porque la grasa de la leche de vaca no está.

      Eliminar