viernes, 31 de enero de 2014

My life in France, de Julia Child





Hace dos años no sabía quién era Julia Child. La descubrí por una película de Norah Ephron. De hecho, el primer post con el que inicié este blog fue sobre esa película, "Julie&Julia" . Me fascinó el personaje de Julia Child (Meryl Streep la interpreta de manera soberbia). Me cautivó su determinación, su fuerza, su generosidad, su sentido del humor y sobre todo su "joie de vivre" (alegría de vivir). Julia Child, con su mera presencia,   marcaba de manera  indeleble al que la conocía.

Julia Child llegó a París en 1.948, acompañando a su marido que ocupaba un puesto de agregado cultural en la Embajada de Estados Unidos. Desde su posición de "extranjera privilegiada", tuvo acceso a  personajes de la sociedad parisina que no estaban al alcance de cualquiera. No obstante, se negó a interpretar el papel de "esposa sin ocupación" que en cierta manera le esperaba y aunque cuando llegó no sabía hablar francés ni cocinar, encontró en la cocina el camino para desarrollar una actividad propia. La gastronomía y la cocina son el  hilo conductor de esta etapa francesa (en París y en Marsella) y de los años siguientes, en distintos países europeos y de vuelta en Estados Unidos. Pero no es el único foco de interés del libro.  Hay mucho más. Sus ideas sobre la vida, la sociedad, la política, su mirada perspicaz  está presente en todo momento.

Sus desavenencias con su padre por temas políticos y la tristeza que le producía ver lo alejados que estaban, intelectual y emocionalmetne,  aparecen en varios momentos.  El desagradable episodio vivido por su marido, investigado  por el equipo del senador McCarthy durante los años de la "caza de brujas", merecen también varias reflexiones. Era una mujer brillante, progresista y moderna, que expresaba sus  pensamientos sin miedo a resultar poco convencional.





¡No podía serlo! Convencional. Su sola presencia era imponente, media 1'88, y tenía una voz atiplada inconfundible. Era un personaje que no podía pasar desapercibido, aunque lo intentara

Su paso por la escuela "Le Cordon Bleu", sus amistades, los inicios de su libro "Mastering the Art of the French Cooking", sus programas de televisión...todo queda recogido en estas memorias.   Julia Child era una fuerza de la naturaleza. Una mujer cuya pasión por la cocina sigue influyendo a muchísimas personas, aún muchos años después.

My life in France, lectura totalmente recomendable. 



Meryl Streep en una escena de la película



Julia Child, pasados los 90 años, en la cocina de su casa


2 comentarios:

  1. Hola Mònica, acabo de leer tu comentario en mi blog, me alegro de que te haya gustado la receta y gracias por comentar así he tenido la oportunidad de conocer tu blog, he visto algunas recetas que has publicado y están mujy bien así que me he hecho seguidora de tu blog para no perderme nada.
    Veo que vives en Badalona y yo en Barcelona, estamos cerquita, ehhh???

    Podem parlar amb català...!!!

    Si fas els croissants un dia ja m'ho diràs, veuràs que val la pena perquè queden boníssims...!!!

    Una abraçada i fins aviat!

    *Pilar*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar! Gràcies per passar-te per aquí. Em va encantar el teu "pas a pas". Quina feinada. Els haig de fer sí o sí. Encantada de seguir en contacte :0)

      Eliminar