martes, 6 de enero de 2015

Empieza 2.015






Hoy no traigo receta sino unas reflexiones al iniciar el 2.015

Escribo mucho menos. Lo cual no es un drama para nadie pero a mi me apena un poco. Es complicado actualizar un blog a menudo cuando tienes poco tiempo. Bueno, es cuestión de prioridades y actualmente el blog ha tenido que bajar muchos escalones en mi lista.  Básicamente porque en mi tiempo libre  realizo actividades relacionadas con  mi familia. 

Hay quien puede. Hay bloggers como Su de Webos fritos o Sandra Mangas de La Receta de la felicidad que trabajan fuera de casa, tienen familia, unos blog increíbles, publican libros, particpan en programas de radio   y todo eso sin despeinarse. Pero yo no juego en esa liga. La de las Súpermujeres. Lo mío es un hobbie que me distraía mucho cuando no trabajaba fuera de casa y que ahora me cuesta horrores mantener activo.

Un blog de cocina implica buscar una receta que te parece interesante, cocinarla  u hornearla, hacer fotografías, documentarse, escribir, editar un poco las fotos y este proceso son varias horas.
 
Por poner un ejemplo, yo acostumbraba a hacer   las fotos en mi cocina,  sobre las tres de la tarde, una hora perfecta para la luz natural. Ahora esto es imposible.

Podría pasarme a la Dark Food Photography que hace tiempo que es tendencia. Creo que a las siete de la mañana la luz es perfecta para este tipo de fotos. Es una broma, claro.


 Un ejemplo de esta tendencia fotográfica. Fotos de Russell Smith.





No conocía a este fotógrafo y tiene un trabajo muy interesante. Aquí podéis ver algunas de sus fotos de comida.

Otro fotógrafo que he descubierto es Marcus Nilsson. Sus fotografías tienen un punto estudiadamente improvisado bastante curioso, cuando no inquietante.


 


Otra fotógrafa que me gusta mucho es Tartelette. Su libro From Plate to Pixel  lo he leído ya una vez y voy a empezarlo de nuevo a ver si por fin  traslado lo que entiendo a la práctica y consigo desbloquearme en el momento de coger la cámara y  quitar la función automática.

Una de sus fotos. Sobran las palabras. Dan ganas de chupar la pantalla.




En mi lista de buenos propósitos del 2.015 vuelve a figurar aprender a manejar mi vieja Canon. A ver si lo consigo.  Y poca cosa más. Intentar mantener el blog "alive", mudarme a WordPress con la ayuda de mi amiga María y publicar al menos dos o tres veces al mes. Con eso me conformo.  También me han aconsejado que me pase a Instagram y me olvide de Facebook. Veremos si llego a todo.

En fin, quiero desear a todos los que se pasen por aquí un año mejor que el que ha acabado. Siempre mejor. Cada uno que interprete mejor a su manera.











2 comentarios:

  1. Tú puedes con todo.... mira todo lo que haces y todo lo que lees.... Escribas lo que escribas siempre nos parecerá poco....
    Y sobre el nuevo año... esperemos que sea mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la autoexigencia femenina y la moto que nos han vendido de que debemos llegar a todo. Y no, no se llega y los más importantes ya sabes quienes son y me da rabia estar demasiado cansada para tener ganas de jugar o agotar la paciencia tan rápido. Pero bueno, siempre positivo (como decía Van Gaal).

      Eliminar